lunes, 24 de octubre de 2011

Loca por las compras

Esta es otra de las historias a las que me he enganchado y he esperado en candeletas a que sacaran  libro tras libro, escritos por Sophie Kinsella, pseudónimo que utiliza para sus novelas chick lit.
En primero de los (de momento) 6 libros conocemos a Becky Blomwood  donde nos hace partícipes de sus tantísimas y a veces inverosímiles aventuras que vive a partir de su gran obsesión por las compras y la montaña de deudas que llega a acumular que la llevan a tener serios problemas con su banco.


No es para nada una historia profunda y hay algunos trozos que son un poco irreales, pero es ideal para desconectar, pasar un rato divertido y entretenido y, la verdad, es que entras en la vida de esta chica de 25 años en un momento, sin darte cuenta.
Hace muchos años que lo leí pero aun me acuerdo  de la explicación detallada que Becky nos hace de lo que siente cuando está comprando, justo antes de pagar algo de lo que te has encaprichado y está a punto de ser tuyo, muy bueno!
A pesar de sus intentos de controlar sus impulsos consumistas, de poco le sirven porque se lo monte como se lo monte acaba picando, es un desastre con la administración de sus cuentas e irónicamente trabaja como redactora en una revista de economía, Ahorro Seguro, trabajo que describe como “me pagan para que les diga a los demás lo que tienen que hacer con su dinero”.

De este libro se ha hecho la adaptación cinematográfica, con el titulo Confesiones de una compradora compulsiva protagonizada por Isla Fisher. La verdad es que, como todas las películas basadas en novelas, está mucho mejor el libro, es imposible  condensar en dos horas toda una novela y menos aun si hay tantísimas historias y anécdotas como en este. Aun y así, han cambiado algunas cosas esenciales, añadido partes del siguiente libro y la protagonista no me acaba de convencer, lo veo todo demasiado exagerado y superficial y el libro no lo es tanto.
Aquí os dejo el trailer:

video

Para acabar, deciros que es un libro que te mantiene constantemente con la intriga del qué pasará y de cómo se las ingeniará Becky para salir de los líos en los que acaba inmersa.
Os dejo con la sinopsis:
Si uno acabara de conocer a Rebecca diría que es una chica como muchas otras, activa, alegre y con ganas de marcha. Pero si intentara compartir con ella un placentero e inocente sábado por la tarde, paseando por, digamos, Kings Road, constataría de inmediato que Becky, como la llaman sus amigos, está total, absoluta, perdida e irremisiblemente... ¡loca por las compras!

lunes, 10 de octubre de 2011

Rachel se va de viaje

Me gustaría empezar con el primer libro que leí clasificado dentro del género chick lit, Rachel se va de viaje, de Marian Keyes.
Fue hace muchos años y mi memoria no destaca por su gran capacidad que digamos, pero me hace ilusión empezar por una historia que tanto me hizo reír como llorar con una intensidad que nunca antes me había hecho sentir un libro.

No os voy a explicar toda la historia porque no quiero chafar el final a nadie que no lo haya leído, pero si que voy a hablaros un poco del libro y lo que me pareció.
Por supuesto, cualquier comentario será bienvenido y me encantará compartir opiniones con tod@s vosotr@ .

Rachel es una chica que “juega con las drogas” como pasatiempo, hasta que un día se despierta en un hospital psiquiátrico después de que una sobredosis casi se la llevara al otro mundo.
Es increíble todo lo que llega a transmitir esta historia, en ella hay matices cómicos con un tono irónico pero también hay muchos momentos duros en los que Rachel realmente llega a transmitir muy bien al lector todo lo que llega a sentir.
Me gustó por sus momentos de realismo y porque nunca llega a ser una típica historia superficial que al final no te aporta nada.

Hace no mucho, descubrí que en esta historia se refleja una de las etapas de la vida de Marian Keyes, ex alcohólica declarada.
Para acabar, este es el segundo libro de la saga de las hermanas Walsh, lo curioso es que yo no lo supe hasta mucho después y me leí los libros sin ningún orden en particular, aquí os dejo la sinopsis:

Rachel es una entusiasta consumidora de drogas «recreativas». Según ella, no por adicción sino por pasatiempo. Al fin y al cabo, hoy día, ¿quién no toma de vez en cuando un ácido, una raya o unas pocas pastillas? ¿Qué mejor para olvidar las tensiones del trabajo y disfrutar un rato de la vida? Pero, en una de esas, se le va la mano, y tras una noche de excesos se atiborra de tranquilizantes para dormir a pierna suelta y empezar fresca una nueva jornada laboral. Para su sorpresa, a la mañana siguiente no despierta en su habitación sino en la cama de un hospital, después de un lavado de estómago y a punto para ingresar una temporada en una peculiar clínica de rehabilitación.

martes, 4 de octubre de 2011

Todo un descubrimiento

Al poco de empezar la universidad, con 19 añitos, iba yo un día chafardeando por una de esas grandes librerías junto la Plaza Cataluña, en Barcelona, cuando unos libros de colores chillones me llamaron la atención. Como mi nivel de curiosidad a veces llega a superar los límites de la normalidad me dirigí hechizada hacia ellos, tapas rosas, verdes, naranjas… ay ay ¿por dónde empezar?

Cogí uno al azar, de tapa naranja y la foto de una chica como puesta del revés, título Rachel se va de viaje, autora Marian Keyes. Fue mi perdición, desde entonces no pude parar hasta leerme todos sus libros y ansiosa a que publicara más.

Diez años después, mi colección de novelas chick lit es considerable. Para mi han sido una terapia, me han hecho reír a carcajada limpia y, sobretodo, me han permitido desconectar y evadirme de cualquier día asqueroso que haya podido tener. Y lo mejor, irme a dormir con un buen rollo increíble, eso sí, a veces me he llegado a enganchar tanto que eso de dormir, poco poco…


Sé que este género no es considerado tan culto, ni de tanto nivel como otros, pero qué quieres que te diga? Bastantes quebraderos de cabeza tenemos durante el día  como para ponerse a leer un tocho lioso que hasta que no estás en la página tres mil no se pone interesante. Hay momentos en los que prefiero reír y no pensar en rollos durante un ratito al día, que de vez en cuando sienta muy bien algo fresco y divertido.
 

Novela Chick Lit Template by Ipietoon Cute Blog Design and Bukit Gambang